sábado, 30 de junio de 2012

Cerebro e Inteligencia (10) Ética y cerebro

Otra interesante entrevista de la Contra, esta vez a la investigadora sueca Kathinka Evers, que nos habla del cerebro y el lóbulo frontal, donde se construyen los procesos mentales relacionados con la construcción de los procesos morales según se va desarrollando nuestro lóbulos frontales, proceso que no acaba hasta los 25 años aproximadamente. Este desarrollo depende de factores biológicos pero también del tiempo y la experiencia, de la interacción del individuo con su ambiente, su familia, la sociedad, su educación y cultura.

Fue el célebre caso de Phineas Gage el que proporcionó a la ciencia una de las primeras evidencias científicas que sugería que una lesión del lóbulo frontal podía alterar aspectos de la personalidad, la emoción y la interacción social. Este obrero de ferrocarriles estadounidense sufrió en 1848 un accidente laboral que provocó que una barra de acero (de un metro de largo y 3 cm de diámetro) entrara por su cráneo por la mejilla izquierda y saliera por la parte superior del cráneo, atravesando su cortex cerebral anterior y cortando las conexiones de la región prefrontal con el resto del cerebro.

Phineas no sólo sobrevivió sino que se mantuvo consciente en todo momento. Tampoco tuvo secuelas físicas perceptibles a primera vista (bueno, perdió el ojo izquierdo) pero sí sufrió cambios radicales en su personalidad y temperamento. Al contrario de cómo era antes, Gage perdió la consideración con sus compañeros, se volvió caprichoso y irreverente, impaciente cuando se le contrariaban sus deseos, pergeñando un plan de acción tras otro que nunca llevaba a cabo, ofensivo en sus palabras y burlándose de los demás de manera cruel. Los que le conocían dijeron que "Gage ya no era Gage".

T
ras trabajar en varios lugares de los que siempre terminaban echándole por su conflictividad, Gage fue exhibido en el circo, en el que enseñaba orgulloso su herida y la barra de hierro que la provocó. Tras varios años de vida errante, Gage vio su salud deteriorarse rápidamente y murió
con 38 años, probablemente debido a crisis epilépticas.

Lo que después del accidente le faltó a Gage fueron precisamente aquellas facultades con sede en el lóbulo frontal, la capacidad para anticipar y planificar el futuro, la organización temporal de la conducta, el sentido de la responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás, la posibilidad de adaptarse a un entorno social complejo a costa de reprimir las propias tendencias instintivas, lo que podría resumirse por juicio ético y conducta social.

Posteriormente, en 1935, el neurólogo portugués Egas Moniz introdujo el procedimiento quirúrgico de la lobotomía, una ablación de los lóbulos frontales del cerebro para tratar trastornos mentales como la depresión by algunas demencias. Sin embargo, y aunque esta práctica le supuso la concesión del premio Nobel en 1949, la realidad era que los pacientes lobotomizados sufrían fuertes cambios de personalidad que les incapacitaban para la vida en sociedad.

"La emocionalidad aumenta nuestra inteligencia"

Ima Sanchís 23/06/2012 La Contra

Kathinka Evers, experta en neuroética

Tengo 52 años. Soy sueca, doctora en Filosofía e investigadora principal en el Centro de Ética y Bioética de la Universidad de Uppsala. Vivo en pareja y no tengo hijos, ¿también se lo pregunta a los hombres? Pese a todos los problemas sociales, evolucionamos. Soy agnóstica.

Ética y cerebro

Lleva las cejas pintadas a lo Groucho Marx, lo que da a su mirada una profundidad inusual mientras me habla, muy despacio, de bioética. Para esta investigadora el cerebro es dinámico y variable y su arquitectura está sujeta al impacto social. Otros, como Gazzaniga, padre de la neurociencia cognitiva, afirman que nuestro cerebro se rige por leyes físicas y que son estas las que dominan nuestra conducta. Evers ha sido investigadora en Oxford y en el departamento de Filosofía y Derechos Humanos de la Universidad de Essex. Tiene varios libros publicados. En Neuroética, cuando la materia se despierta (Kats) habla sobre cerebro y moralidad, y sobre eso ha dado una conferencia en el CCCB.

El cerebro es moral?
Si hablamos de un cerebro adulto y sano, sí.

La moral se aprende.
Casi todo el cerebro es aprendido. Los humanos, a diferencia del resto de los mamíferos, nacemos con un cerebro no acabado y utilizamos gran parte de nuestra vida para desarrollarlo.

Unos más y otros menos.
El hombre de neandertal utilizaba más de la mitad de su vida para desarrollar su cerebro. La evolución ha favorecido el dominio de un animal cuyo cerebro responde al aprendizaje. La educación influye en el cerebro, y este descubrimiento ha sido crucial.

¿Qué más sabemos?
Que las distintas capacidades utilizan distintas zonas del cerebro; las capacidades morales se desarrollan sobre todo en el lóbulo frontal, y este se desarrolla con la edad.

¿Cuando nacemos, el lóbulo frontal está en pañales?
Sí, y eso significa que los niños y adolescentes no tienen capacidad para entender algún tipo de pensamiento moral y nociones de riesgo. Por tanto, en la educación debemos tener en cuenta su nivel de desarrollo.

Y procurar no dañar esa zona.
Cierto, porque la persona que a raíz de un accidente tiene dañado el lóbulo frontal puede convertirse en moralmente incapaz: no es que no quiera, sino que no puede: biológicamente, ha perdido la base del comportamiento moral.

¿La sociedad es el resultado del tipo de cerebro que tenemos o viceversa?
Las sociedades están creadas por cerebros, pero a la vez el tipo de cerebro que tenemos es el resultado de nuestra sociedad. Hay una gran cantidad de influencias que van en contra de la arquitectura cerebral, y ese es un descubrimiento reciente muy importante y que tendrá un gran impacto en la sociedad y los seres humanos del futuro.

¿Cómo influye la ilusión en la construcción del cerebro?
Las ilusiones existenciales son necesarias. Por ejemplo, no queremos ver el sufrimiento que nos rodea, ser plenamente consciente de él lastraría en exceso nuestra vida.

¿Nuestro cerebro necesita la trascendencia?
Sí, somos animales dominados por el miedo, queremos trascender y eso es una ilusión, porque somos seres biológicos pero seguimos disociándonos de la naturaleza.

¿Es cultural o cerebral?
Es el resultado de ambas. La neuroteología dice que hay diferencias en el cerebro entre las personas religiosas y no religiosas.

Somos menos lógicos de lo que creemos.
Y perdemos la lógica con la edad. Los niños son más lógicos que los adultos, por eso debería estudiarse lógica en la infancia. Dígame: si creamos un robot extremadamente sofisticado, ¿se convertirá en una persona?

Según Philip K. Dick, autor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, no.
Exacto. Durante el siglo XX se ha analizado al ser humano como un robot intelectual. Hoy sabemos que la emocionalidad aumenta nuestra inteligencia y nuestra capacidad para comportarnos de manera compleja.

No podía ser sólo cosa de niñas.
Los androides de Dick no podían prever las acciones humanas porque no tenían emociones para entender cómo nos comportamos. Pero si conseguimos que las aprendan, tendrán autoconciencia.

¿Los otros animales también tienen emociones?
No se dónde está el límite, supongo que es un tema de complejidad del sistema nervioso. Pero yo no como mamíferos porque tienen inteligencia y emociones.

¿Por qué el 99% de nuestra comunicación es inconsciente?
Tiene que ser así porque la conciencia es algo muy lento y no sobreviviríamos. De hecho, comunicamos menos de lo que creemos. La mayoría de las veces nos comunicamos únicamente con nosotros mismos.

¿Y los otros?
Cada cual interpreta las cosas de manera distinta, por eso es ridículo intentar identificar comportamientos de grandes grupos; decir por ejemplo "los hombres son así o las mujeres asá" no es correcto, las diferencias individuales son mayores que las de sexo.

¿Cómo se aplica la neuroética a temas concretos como el coma?
Hay estudios recientes sobre las funciones cerebrales realizados con personas que están en coma o en estado vegetativo. En algunos casos se ha visto que tienen capacidad de pensamiento, de comunicación y de autoconciencia, y esto nos pone frente a cuestiones éticas muy difíciles.

Pin van Lommel, cardiólogo, nos contó que muchas personas, al despertar de un coma, recuerdan lo acontecido.
Es cierto. En Suecia se dio el caso de una persona que dijo al despertar: "Me poníais una música horrible". En Bélgica, Steven Laureys ha intentado establecer comunicación con personas en coma utilizando la neurotecnología, midiendo la actividad cerebral que se genera en cada pensamiento.

¿Pueden preguntarles cosas?
Sí. Los resultados son muy interesantes porque se puede establecer comunicación sin hablar y sin comportamiento externo. Las mismas investigaciones realizadas con personas sanas demuestran que podemos llegar a leer la mente, aunque los resultados hasta ahora son limitados.

viernes, 29 de junio de 2012

Periodismo y Periodistas (12) Adiós a Fran Llorente, ¿adiós a la independencia en RTVE?

El nuevo presidente de la corporación de RTVE, Leopoldo González-Echenique, como nos temíamos no ha tardado en cortar cabezas. En su primera reunión del nuevo Consejo de Administración ha destituido a Fran Llorente, como director de Informativos sustituyéndolo por Julio Somoano, hasta ahora director y presentador de los informativos matutinos de Telemadrid. Somoano (que en 2005 redactó una tesis llamada "Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales") ha contado con siete votos favorables de los consejeros propuestos por el PP y CiU y dos abstenciones de IU y PSOE. Asimismo Manuel Ventero, director de informativos con Aznar, dirigirá RNE.

Bajo su dirección desde 2004, los Servicios Informativos de RTVE han recibido más de 200 premios, entre ellos el premio internacional al mejor informativo en los TV News Awards por su rigor, independencia y objetividad en su labor periodística, y sin embargo (o precisamente por ello), han sido perseguidos con saña por el aparato propangandístico del PP, que ha consumado un golpe de estado dentro de la televisión pública que no por esperado resulta menos traumático. En estos ocho años los españoles hemos podido disfrutar de la mejor información sobre la realidad de nuestro país y del mundo gracias a un impagable grupo de profesionales (Pepa Bueno, Mara Torres, Ana Pastor etc) a los que suponemos el nuevo director no tardará en barrer, para volver a instaurar una RTVE presta a las más burdas manipulaciones al servicio del poder conservador. Recordemos la tenebrosa época Urdaci.

Nos unimos pues al aplauso de despedida que los profesionales de los servicios informativos de RTVE le han dedicado a Fran Llorente esta mañana y les dejamos con la semblanza
hecha por sus propios ex-compañeros de Telemadrid del nuevo comisario político de Esperanza Aguirre en Televisión Española. Adiós también al mejor, más independiente y veraz medio de información de nuestro país. Es un día muy triste para el periodismo en nuestro país.



"Es un soldado de Ana Botella"

Tabajadores de Telemadrid, excompañeros de Julio Somoano, califican al periodista como un “perfecto cumplidor de órdenes de la familia Aznar”

Alejandro Torrús - Público Madrid 29/06/2012

Julio Somoano empezó su carrera profesional en RNE, donde trabajó en el informativo 'España a las 6, 7 y 8'. Pero sobre todo, Somoano es conocido por su última etapa profesional, la que desarrolló en Telemadrid. En la televisión pública madrileña ejerció de director y presentador del informativo de Telemadrid de las 21 horas durante cinco años.
Ni independiente, ni neutral. El flamante nuevo director de informativos de Televisión Española, Julio Somoano, no cumple ninguno de los valores a los que se comprometió el presidente de la Corporación, Leopoldo González-Echenique. Sus ya excompañeros de Telemadrid le califican como una “persona al servicio de la familia Aznar” que no merece siquiera el adjetivo de periodista. “Es un agitador más del equipo de propaganda del Partido Popular”, señala Ángel García, miembro del comité de empresa de Telemadrid.
Julio Somoano llegó a la televisión pública de la Comunidad de Madrid en agosto de 2005 de la mano de Esperanza Aguirre coincidiendo con el asalto ideológico que la presidenta ejecutó en Telemadrid. Su primera tarea fue presentar el informativo de noche, la joya de la corona de los servicios informativos de la televisión pública. Los resultados en audiencia no fueron los esperados y Somoano pasó a presentar los informativos de la mañana. “Eso demuestra que no es un gran comunicador”, sentencia Maite Trevinho, trabajadora de Telemadrid.
“Somoano llegó a Telemadrid cuando Esperanza Aguirre necesitaba implantar su ideología en la cadena. Ahora, repetirá misión en TVE”, adelanta Ángel García, quien no duda en señalar que el periodista es una persona muy cercana a la familia Aznar. “Siempre ha estado muy ligado a Ana Botella. Es un hombre del Partido Popular y de la rama de los Aznar”, añade García.
Su también hasta hoy compañera en Telemadrid Teresa García afirma que el nombramiento de Somoano es una noticia “muy triste para la democracia”. “Es una persona de la escuela de Agustín Delgado (actual director de informativos de Telemadrid), así que nos podemos hacer una idea de qué idea tiene de periodismo. Ni objetividad ni dignidad”, sentencia la periodista de Telemadrid.

martes, 26 de junio de 2012

Droga (9) Antropología de las Drogas

Dime qué droga tomas y te diré quién eres: Antropología de las Drogas

13/nov/2011 Una antropóloga en la Luna


Joseph M. Fericgla es antropólogo, etnomusicólogo, etnopsicólogo y psicoterapeuta. Ha realizado estudios de campo en Europa, el Kurdistan turco, en el Magreb y en la Alta Amazonia, es el fundador y director de La Societat d’Etnopsicologia Aplicada i Estudis Cognitius y experto en drogas y enteógenos.

- ¿Qué drogas has consumido?

Pues... Mira, vamos a ver, como estimulantes, café, té, cocaína, teobromina (o sea el principio activo del chocolate, del cacao), hojas de coca en bruto, diversos tipos de metamfetaminas, de síntesis naturales también. Luego, como estupefacientes he consumido pues opiáceos, varios tipos: morfina, apomorfina, codeína, opio natural. Alcohol, hachís, en varias formas, fumado, cocinado en pastelitos... Como sustancias visionarias o enteógenos. pues LSD, psilocibina, mezcalina, 2CB, ayahuasca, dimetiltriptamina pura, ergot, Amanita muscaria...

- ¿Cuál es tu posición en el debate en torno a la despenalización de las drogas?

Los políticos las prohíben porque es un magnífico negocio que estén prohibidas. Y es mucho más negocio todavía que estén prohibidas precisamente porque el ser humano las seguirá consumiendo de todas formas, entonces el precio puede multiplicarse y prácticamente todos los políticos de un cierto nivel para arriba reciben beneficios del narcotráfico, de una forma o de otra, con lo cual, cómo la van a legalizar ¿no? Para mí éste fue uno de los descubrimientos más duros de mi vida, descubrir de pronto que la mayor parte de políticos consumen drogas, y drogas ilegales además, no sólo drogas legales, que no hay mucha diferencia químicamente, entre codeína que es legal y morfina que es ilegal por ejemplo. La clasificación es una arbitrariedad, es como decir, las pizzas de pimiento son legales y las pizzas de gambas son ilegales. Es una estupidez arbitraria como tantas otras.


Yo hago lo que tengo qué hacer y a veces he tenido discusiones con políticos de aquí y les he dicho, "mirad vosotros haced vuestro trabajo y hacedlo lo mejor que podáis, yo he de hacer mi trabajo, yo soy científico; entonces yo no me meto en lo vuestro y vosotros no me molestéis a mí, y yo como científico voy a seguir haciendo mis investigaciones porque tienen que ver con el bien de la humanidad y no voy a haceros caso por más tonterías". Yo sé que puedo terminar en la cárcel, pero es mi vida, es mi integridad y de todas formas pienso que mientras estén prohibidas vamos a tener que aguantar este negocio de unos pocos en detrimento de todo el resto de la sociedad.
- ¿Cómo surgió tu interés por los enteógenos y la etnopsicología?

Desde que era adolescente me ha interesado la mente humana, cómo funciona mi mente, cómo construyo yo el mundo, mi mundo de valores, de referencias perceptuales, en todo su enorme abanico. Entonces primero estudié psicología, luego me di cuenta de que no servía prácticamente para nada. Estudié neurología y luego antropología. Y mientras estudiaba antropología sucedieron dos cosas en mi vida que la cambiaron. Una, que probé una dosis de LSD en la época de los jipis, digamos, en los años 70. Y luego descubrí algo en antropología que nunca se dice pero es capital la importancia que tiene, es el hecho de que 89% de sociedades no occidentales consumen sustancias psicoactivas, las que están prohibidas precisamente, y que se las acusa de ser fuente de marginación, de delincuencia, de psicopatologías, de trastornos sociales y personales... Resulta que estas 89% de sociedades, yo he hecho los cálculos, y son todo contrario, son fuente de virtuosismo, digamos, son origen de aglutinamiento social, se celebran ritos de cohesión social en torno al consumo de estas sustancias; se usan en ámbitos médicos, religiosos, chamánicos, de procesos de educación y socialización...
Entonces esto a mí me dejó extrañamente sorprendido, el que estas sustancias que para nosotros desde hace poco más de treinta años, o sea desde el año 60 aproximadamente, se han convertido en la propia imagen del diablo, que en otras sociedades resulta que son Dios en la tierra, literalmente, son sustancias sagradas.
Cuando probé LSD por primera vez, entonces entendí exactamente a raíz de qué era todo. O sea, que realmente estas sustancias producen estados que se pueden comparar con la máxima beatitud o divinidad. Entonces decidí que iba a dedicar mi vida a estudiar esto. Y lo primero que tuve que entender y hacer entender a los demás en mi entorno, es que estas sustancias no son un problema, sino que pueden ser tratadas como tema, no como problema. Así fue como surgió mi interés y a medida que fui leyendo más y más, me fui dando cuenta de que no se puede hablar en absoluto de evolución de la especie humana sin tener en cuenta estas sustancias.
El 89% de los pueblos de la Tierra toma sustancias psicoactivas potentísimas., y en el 11% restante ahí estamos nosotros, los occidentales. Somos la excepción. Y agresiva, pues la imponemos a los demás pueblos. Nosotros tomamos drogas de esclavos: son drogas para trabajar mucho y pensar poco. La cafeína estimula los músculos, pero no el cerebro, y el alcohol embota la mente. Carajillo y cubata: perfecto combinado para esclavos.
”Dime qué droga tomas y te diré quién eres”

Cada sociedad ha crecido en función de una droga que la impregna. Occidente, por el alcohol (desde hace dos mil años) :el alcohol genera agresividad y egocentrismo. El islam, por el cannabis: Se sientan a la puerta de casa a esperar ver pasar por delante el cadáver de su enemigo. El budismo oriental está impregnado de opio, la droga del extatismo, de la estupefacción ante el universo. Los indios norteamericanos tabaco virgen, con mucha nicotina, neuroestimulante: guerreros y visionarios. Al chocar con el blanco agresivo, guerra segura. ¡Sólo exterminándolos los dominaron! Sobre los indios sudamericanos, conozco muy bien a los amazónicos. Hace nueve años que convivo largas temporadas con los “shuar”, conocidos aquí como jíbaros. Es la cultura de la ayahuasca, al tomarla, ven la selva llena de espíritus, de vida. Por ejemplo, toman ayahuasca para “visitar” a parientes lejanos. Es en lo que creen, porque los jíbaros sólo creen en aquello que ven, en nada más. Por eso dicen a los misioneros cristianos: “¿Cómo queréis hacernos creer en cosas que ni vosotros mismos veis?” ¡Y se burlan de ellos!

Las creencias, o sea, las religiones, derivan de las drogas. Ciertas drogas han sido y son sustancias sagradas para muchas culturas. Las que llamamos “enteógenos”, que significa “generadoras de Dios dentro de uno”. No me refiero a los narcóticos, ni estimulantes, ni hipnóticos. No tienen nada qué ver un estimulante con un narcótico, sea legal o ilegal. Enteógenos son la ayahuasca, el hongo peyote, los hongos psilocíbicos, la seta “Amanita muscaria”, la datura, el LSD… ¡Hay muchas! Son drogas liberadoras de la mente. Tomarlas supone hacer una excursión por la psique. La conciencia se modifica, se abre el inconsciente. Los pueblos que ingieren enteógenos lo hacen en rituales muy serios. Si les dices que en Occidente hay quien los toma como diversión de fin de semana, ¡no lo entienden! En el cristianismo, es herencia de ritos griegos, de los Misterios de Eleusis. Allí se ingería cornezuelo (un enteógeno tipo LSD), y eso pasó al cristianismo…, pero como placebo: es la hostia. Nuestra cultura contemporánea ha pasado por el LSD: la iconografía del pop es efecto de esa droga. Y las discotecas intentan reproducir mecánicamente sus efectos. Y del arte. Las visiones incluyen iconografías -espirales, curvas, líneas, cruces…- que encontramos luego en los estampados de los tejidos, en los grabados de las vasijas…

- ¿Desde tu perspectiva cuál es la diferencia entre una experiencia mística a través de los enteógenos y una experiencia mística sin ellos?

Estoy en contacto con un gran maestro de budismo zen. Una persona que ya es mayor y es un maestro reconocido dentro del budismo zen y el tiene su propia comunidad y dirige un templo de budismo zen. Y alguna vez que hemos tomado enteógenos juntos él me ha dicho que efectivamente, era lo mismo, pero que le era incluso más fácil entrar en mundos que él ya conocía. Y que a él le ha costado mucho entrar a estos mundos, mucho entrenamiento de muchas horas diarias, durante meses y años de su vida...

-Es una vía más corta y por tanto es más peligrosa también.
Yo no quiero decir que no tengan peligro los enteógenos. Tampoco quiero decir que el budismo o la meditación estén exentos de peligros, pero
todas estas técnicas de meditación siempre están dentro de escuelas. Lo que ocurre es que con los enteógenos lo que éstos hacen es darnos mucha más información de nosotros mismos, como que de pronto abren las compuertas del inconsciente, dicho en términos de psicología analítica, y la persona que lo está tomando dispone de mucha más información emocional, biográfica y de otros tipos de sí misma. La palabra éxtasis tiene etimología griega y significa literalmente "verse a uno mismo desde afuera". Entonces, la experiencia extática profunda, buscada por todo ser humano con más o menos conciencia de ello, es la posibilidad que tenemos de vernos a nosotros desde afuera, y, por tanto, de observar nuestros condicionamientos y los límites de nuestro propio ego. Los budistas hablan del testigo, esa conciencia exterior que uno busca para poderse observar. Los sufís hablan de estar en el mundo sin ser del mundo para referirse a la capacidad de verse. Los mayas precolombinos hablaban del ojo desencarnado. Y cualquier técnica psicoterapéutica contemporánea occidental seria lo primero que busca es que el paciente se pueda ver a sí mismo en sus conductas compulsivas para que vaya tomando conciencia de dónde nacen.
- Pero entonces hay que saber qué hacer con esta información.

Y esto no es fácil, esto depende de lo maduro que sea la persona, depende de la prestancia que tenga, de su propia sabiduría vital, digamos, y esto no se improvisa, porque a veces tanta información de pronto en la mente, de la parte oscura de la mente, produce estados de ansiedad o de angustia o de trastorno de diversos tipos... Pero esto también es lo que también tiene de bueno, el abrir estas compuertas que es lo que llaman el mundo místico, como que de pronto en el mundo interior desaparece la guerra civil habitual que todo el mundo lleva. La neurosis de pelearse unas pulsiones internas con otras, y esto es hacia lo que van llevando las técnicas religiosas de meditación y el éxtasis o la sensación de trance extático. Uno se siente dentro de una nube de inmensa paz y de gran trascendencia de su propia vida.
Entonces éste es el problema que hay con los enteógenos, que hay que saberlos tomar. El problema es que son ilegales, pero yo estoy empeñado en crear una escuela para esto.

- ¿Cómo defines tú la adicción?

Para mí no existe la adicción. Bueno, existe una adicción física, pero esto se sabe que la persona más adicta en diez días su cuerpo está limpio. Y luego está lo que se llama adicción psicológica, que todas las personas que tratan toxicómanos dicen: “no, esto es el problema, la adicción psicológica”. Pero para mí la adicción no existe. Lo que realmente hay, en términos más estrictos desde el punto de vista descriptivo, son comportamientos compulsivos. O sea, comportamientos que a la persona algo le obliga a hacerlos incluso dándose cuenta de que van en contra de sus propios intereses.Y todo comportamiento compulsivo es lo mismo, en el fondo da igual si es al sexo, a las máquinas de echar monedas, alguna sustancia psicoactiva, el trabajo, una secta… Lo importante es el comportamiento compulsivo, no a la cosa a la que está enganchada la persona. Entonces todo comportamiento compulsivo lo que hace es estar llenando algún vacío interior de la persona, emocional, existencial, depende, algún vacío interior. La adicción lo que hace es llenar el espacio de este vacío interior, y lo que hay que hacer no es cortar con la adicción, sino que lo importante es descubrir qué es el vacío de cada persona, de dónde surgió el vacío. Entonces en cuanto la persona lo pueda llenar, automáticamente dejan el comportamiento compulsivo porque ya no tiene espacio.
La ayahuasca es apropiada en este sentido, porque nos hace viajar hacia el pasado. Sirve para ver lo que está pasando dentro de uno. Es como coger el inconsciente y darle la vuelta para que salga todo lo que está ahí encerrado. También he aprendido a hacer análisis de sueños entre los indios de la amazonía que tienen un complejo sistema de analizar sueños, y con ancianos kurdos también, y por supuesto de acuerdo a nuestra psicología analítica.Yo les ayudo a que construyan su propio sistema de autoconocimiento, les explico muy a menudo cómo funciona nuestro inconsciente, cómo funciona nuestra psique, cómo funciona nuestro sistema nervioso…
Es fantástico porque en unos meses las personas pasan de vivir de forma desordenada a descubrir, de pronto, que su existencia tiene un sentido profundo. Conocen el vacío interior en el que estaban viviendo y han sido capaces de descubrir el origen de sus problemas. Se atreven a mirar a su abismo cara a cara y muchos de ellos consiguen llenarlo porque encuentran su lugar en el mundo. Entonces, el problema de conducta compulsivo desaparece.
A las personas nos cortan la vida las promesas que nos hemos hecho cuando éramos pequeños. Si alguien nos humilla de niños prometemos que nunca más vamos a permitirlo; si sentimos que nos abandona alguien querido prometemos que nunca más nos van a abandonar y, por lo tanto, nunca más queremos a nadie para no volver a sentimos en manos de otra persona. Esas son las cosas que nos cierran a la vida. Por eso es delicado tomar enteógenos. Tampoco puede uno ir rompiendo su sistema cada dos por tres. Yo diría que son substancias mucho menos delicadas de lo que los prohibicionistas nos quieren hacer creer y un poco más delicadas de lo que creen los jóvenes que las toman en discotecas para divertirse. Las drogas son poderosas. Por eso hay que enseñar a usarlas, como hoy hacemos con el alcohol o los fármacos, o nuestros abuelos con la adormidera. ¡Seamos adultos! Debería haber escuelas para aprender a tomar drogas.

Fuentes:

jueves, 21 de junio de 2012

Basura y Vertederos (5) Ciberbasura sin fronteras

En Portada. "Ciberbasura sin fronteras"

Cuando compramos un nuevo ordenador o cambiamos de móvil, no nos paramos a pensar qué ocurre con esa cantidad de basura electrónica que los países más desarrollados generan constantemente.

Agbogbloshie, vertedero electrónico del primer mundo

En Agbogbloshie, a las afueras de Accra, la capital de Ghana, pilas de ordenadores viejos, destartaladas lavadoras u oxidados frigoríficos, la mayoría provenientes de Europa, se amontonan en medio de un vertedero, donde la antigua basura se mezcla con nuevos desperdicios, cada vez más peligrosos y contaminantes.

En medio del vertedero, envueltos por el humo tóxico, jóvenes y adolescentes, sin ser conscientes de la peligrosidad de los elementos que manejan, destripan los aparatos para sacarles el cobre, el plomo y otros componentes que venden por unos pocos euros.

Plomo, arsénico, cobalto, mercurio, cadmio, un cóctel de sustancias tóxicas, que se esparcen por el terreno y que ocasionan graves problemas de salud, enfermedades incurables y destrozos medioambientales, que contaminan el agua, los alimentos y que crean una atmosfera irrespirable.

El colaborador interesado

Cuando el equipo de En Portada se planteó hacer este reportaje, recurrimos a uno de los periodistas medioambientales de Ghana que denunció este vertedero en los medios de comunicación, y que había recibido premios internacionales por ello, pero la importante suma de dinero que nos pidió por acompañarnos, hizo que fracasara este intento de colaboración.

Sin embargo lo que más nos sorprendió es que algunas instituciones relacionadas con este tema y que en su día colaboraron con el citado periodista, nos fueran cerrando también las puertas cuando decidimos hacer el reportaje por nuestra cuenta y riesgo.

Acompañados por un funcionario del Ministerio de Información ghanés, logramos acceder finalmente a este vertedero, aunque tuvimos que pagar una pequeña cantidad, que nos exigió el denominado “chef” o jefe del barrio. Él nos buscó un guía ya que adentrarse en este pequeño “mundo” es prácticamente imposible sin llevar a tu lado un “guía autorizado por el “chef”.

Algunos de los protagonistas del reportaje

Así conocimos a Karim, uno de los personajes de nuestro reportaje que nos condujo por el barrio. Nos contó que la basura electrónica comenzó a llegar a este barrio hace aproximadamente quince años y nos habló de lugares como el Lago Cole, que cruza este vertedero, y que cuando él llegó era azul y ahora, está teñido de negro como el resto del terreno que rodea este fantasmagórico lugar.

Hussein lleva un año trabajando en el barrio, quemando los cables de los viejos ordenadores y nos confesaba que muchas veces tiene problemas al respirar, también nos encontramos con Abdulkarim que hace lo mismo, desde hace 6 meses, porque su familia no tiene más medios que el poco dinero que él consigue cada día en este lugar . Muchos de estos jóvenes han abandonado los estudios por falta de medios, en una etapa crucial de sus vidas, familias que en su mayoría provienen del campo y se han trasladado a la gran ciudad, donde sólo han encontrado trabajo en el vertedero de Agbogbloshie.
Al vertedero huyendo de los enfrentamientos tribales de los 90

La mayoría de la gente que trabaja aquí proviene del Norte, donde a finales de los 90 se vivieron los enfrentamientos tribales más trágicos de la historia del país, pero cada vez, llega más gente de todas partes, o incluso de otros países vecinos. La zona ha ido creciendo y se ha ido contaminando cada vez más.

En Ghana no existen leyes que regulen la llegada de esta basura electrónica, aunque las autoridades nos aseguran que están en ello pero, mientras por el puerto de Tema, el más grande de Ghana, siguen llegando contenedores repletos de viejos aparatos electrónicos que tarde o temprano van a parar a Agbogbloshie.

La mirada del Norte

La Agencia Europea del Medio Ambiente calcula que el volumen de basura electrónica está aumentando tres veces más rápidamente que otras formas de desperdicios. La organización ecologista Greenpeace elaboró en agosto de 2008 una investigación sobre el tráfico de residuos a Ghana y sus efectos sobre la salud, el medio ambiente y la pobreza. En este estudio, denominado “Envenenando la pobreza”, la organización descubrió, a través de unas muestras tomadas en el vertedero de Agbogbloshie que contenían sustancias peligrosas y niveles muy altos de metales tóxicos.

La Unión Europea dispone de leyes que prohíben la exportación de residuos peligrosos, pero encubiertos como bienes de segunda mano o incluso donaciones, consiguen burlar las barreras legales y llegar a puerto. En Estados Unidos no existe normativa que prohíba la exportación de residuos electrónicos.

En España, recientemente la asociación de consumidores OCU, llevó a cabo una investigación para saber a dónde iban a parar algunos de los desechos electrónicos. Enrique García, responsable de prensa de esta organización contó al programa En Portada, como realizaron este estudio, que descubrió cómo muchos de los aparatos se pierden o no van al lugar apropiado, es decir a una planta de reciclaje, a pesar de que el consumidor paga, cuando compra ese aparato, una cantidad destinada para eso.

Productores, consumidores y sobre todo los gobiernos deben evitar que la ciberbasura siga extendiéndose en interés de todo el planeta, porque tal y como nos decía uno de los responsables de Medio Ambiente de Ghana, “tenemos que darnos cuenta que el medio ambiente no tiene fronteras”.


Asi se hizo Ciberbasura sin fronteras

De Torrespaña a Ghana, al vertedero africano donde llegan a diario toneladas de desechos electrónicos procedentes del primer mundo. La trastienda de un reportaje en el que cada hora de rodaje hacía algo habitual diez de permisos, cartas y negociaciones. Las imágenes de 'Ciberbasura sin fronteras' que no veremos en televisión. Un vídeo de José Jiménez Pons










martes, 19 de junio de 2012

Olvido (5) 'Acordate de olvidarte', de Hernán Casciari

Acordate de olvidarte

Hernan Casciari, jueves 27 de mayo, 2004

Tengo la teoría de que la carcaza de la cabeza tiene un espacio limitado, y que cada vez que memorizás una información, otra información ya antigua se cae, se pierde, se muere. ¿Pero escogemos lo que borramos, o eliminamos al azar? Elegir lo que vamos a olvidar es lo que diferencia a los humanos de los primates y de las cajeras del Carrefour.
Por ejemplo conocés a alguien y te dice: "Hola, me llamo Carlos". Como sabés que durante toda la conversación vas a tener que recordar ese nombre para no quedar como un desubicado, lo memorizás: "carlos, carlos, carlos...". A continuación, con el objeto de dejar espacio y que la cadena de caracteres "carlos" te entre cómoda en el cerebro, das de baja otro recuerdo al azar, por ejemplo la marca del segundo auto que tuvo tu papá. Amiocho, Amioch, Amio, Ami, A... ¡Plop!.
Hasta ahí vamos bien. ¿Pero qué pasa cuando querés memorizar una imagen pesada, un culito inolvidable que va por la calle, por ejemplo? Ocurre que tenés que borrar algo también de mayor valor, más o menos de 100k.
Yo, por ejemplo, cuando veo un culo recordable, elimino automáticamente de la cabeza a dos o tres compañeros de la primaria, que los tengo ahí guardados al pedo. ¡Ojo! No sólo hay que olvidarse los apodos, sino de todo: la cara, la voz, el apellido... (Un apellido español pesa 32bytes; un apellido ruso, 4k.)
Si ayer, miércoles 26, tuviste un día movido y hoy te querés acordar del día enterito, lo mejor es que borres algún pasaje tonto de los años ochenta. Recomiendo eliminar algún día de invierno, que casi nunca pasaba nada. Cuidado, no elijas 1982 o 1986 porque había Mundial, y capaz que te olvidás de algún partido importante.
Otro buen consejo es zipear, sobre todo en la época de estudiante. Cuando sos adolescente, empezás a ver a las primeras chicas en pelotas, tenés alucinaciones interesantes con ácido, tus amigos tienen caras graciosas; es decir: casi todo lo que te pasa está bueno. Por eso cuesta tanto estudiarse de memoria los nombres de los ríos de Argentina. En esas épocas te conviene usar la mnemotecnia.zip o directamente el machete.rar (y después del examen eliminar los archivos enseguida; lo podés hacer a mano o con porro. A mano es más selectivo; con porro te olvidás hasta del Paraná).
Lo que no hay que hacer nunca es eliminar al azar, porque la cabeza es muy hija de puta. Yo antes de ser inteligente borraba a ciegas; un día, para acordarme de memoria el teléfono que una chica me dio en una boîte, eliminé por error la cara de mi vieja. Gestos, color de ojos, tintura, ¡todo! Fue un garrón, porque trasca la chica me había dado un teléfono falso.
Otra cosa muy peligrosa es hacerse el Funes y no borrar nada. Mi amigo el Chiri, en una época, se acordaba de todo. Yo le preguntaba, por ejemplo:
—¿Te acordás esa vez que fuimos a ver un Racing-Cruzeiro al club Belgrano?
Mil nueve ochenta y ocho —me canchereaba—, final de la Supercopa, uno a cero con gol de Catalán, vos tenías una camisa cuadriyé y desde ahí nos fuimos por la 31 a buscarlo a Talín. 23 grados. Al otro día llovió un rato.
Era admirable su capacidad de compresión, pero por contrapartida le salían muchos granos y se quedó miope. El otro día hablé por teléfono con él y me asegura que ya no se acuerda de nada, que anota todo en un papel que tiene pegado a la heladera. Lo bien que hace.
Hablando de Funes. El otro día con mi amigo el William llegamos a la conclusión de que Borges se sabía tantos libros de memoria no porque fuera inteligente sino porque todos sus recuerdos son .txt (dado que el .jpg y el .avi no son compatibles con la gente ciega).
—¡Así cualquiera! —se quejaba el William.
Cuando nació la Nina presencié el parto. Y para guardar esos milagrosos 17 minutos en alta definición, tuve que eliminar un montón de información, alguna muy útil. Elegí olvidarme del año 1979 entero, y como faltaba espacio tiré también el archivo Capitales_de_Asia.mdb, y una carpeta con los nombres reales de todos los actores del Chavo, que me venían bien para las conversaciones posmodernas. Lo siento mucho, pero una hija vale más que eso.
Pero igual tengo cosas que quiero borrar y no puedo. La noche que se murió mi abuelo Salvador, por ejemplo, fue la única vez que lo vi llorar a mi viejo. A esa madrugada la debo haber guardado como archivo de sólo lectura, o con una contraseña encriptada. Porque me pesan mucho esas imágenes en la clínica, son como tres megas, y sin embargo no me las puedo sacar del marote.

martes, 12 de junio de 2012

Océanos (6) Océanos de plástico

Aprovechamos la reemisión por La Noche Temática del documental "Océanos de plástico" para colgar en nuestro blog este esclarecedor documental sobre la contaminación de ríos y océanos (y de los animales que los habitan) por millones de toneladas de plásticos, uno de los más perniciosos efectos del desarrollo humano. Estas ingentes masas de residuos plásticos se agrupan en inmensas islas (de las que ya hablamos hace un tiempo en un antiguo post) y no desaparecen, sino que se van lentamente dividiendo en partes más pequeñas hasta acabar con el tamaño de los microorganismos que forman la base de la alimentación marina y acaban siendo devoradas por los animales marinos (envenenándolos, claro) o terminan en las playas a modo de arena sintética.

Océanos de plástico

La Noche Temática 09.06.2012

Los océanos se están convirtiendo en el cubo de basura del mundo. Cada kilómetro cuadrado contiene un promedio de 74.000 piezas de plástico. Estos residuos matan a cientos de miles de animales cada año. Además, los productos químicos entran lentamente en la cadena alimentaria. Cuál será el impacto a largo plazo de esta contaminación de plástico y qué podemos hacer para limpiar nuestros océanos.

Sólo somos la tercera generación que utiliza plásticos de forma masiva. En sesenta años de consumo el plástico ha colonizado el mar. En Holanda, los científicos han encontrado restos en el estómago del 95% de las aves analizadas; En Alemania se han encontrado productos químicos procedentes del plástico han sido encontrados en los sistemas reproductivos de los animales, mientras que en California, aumenta el número de ballenas y delfines encontrados muertos, con sus tripas llenas de trozos de plástico.

Hemos dejado que el plástico colonice el mar en la superficie, a unos metros bajo el agua y a mil metros de profundidad. Ese material permanecerá ahí abajo durante siglos sobre todo si está a mucha profundidad, porque hay menos oxígeno y nada de luz, los dos factores que ayudan a la descomposición del plástico, así que permanecerá allí durante varios cientos de años.

domingo, 10 de junio de 2012

Puta guerra (11) Más suicidios que bajas en el frente

Un artículo de David Alandete muestra cómo los fantasmas de la guerra afgana persiguen a los soldados estadounidenses hasta el suicidio superando en un 50% el número de bajas causadas por los propios combates. Ocurre normalmente cuando los combatientes regresan a casa cuando los traumas de la guerra afloran, cuando las perfectas e inclementes máquinas de matar se quedan a solas con sus conciencias y muchos simplemente no pueden con ello.

Más suicidios que bajas en el frente

David Alandete - Blog Barras y Estrellas / 10 de junio de 2012

La guerra de Afganistán se acerca a los 4.000 días y hasta la fecha han fallecido, según fuentes oficiales, 1.984 soldados norteamericanos en combate, casi un muerto de media por cada dos días. Lo que no han conseguido los talibanes lo está consiguiendo la desesperación causada por el combate. En este año de 2012, cada día, de media, ha muerto un soldado de su propia mano, según datos del Pentágono revelados por Associated Press. En 155 días, hasta el 4 de junio, hubo 154 suicidios.

Son un 50% más de las bajas experimentadas en el frente de guerra. Se producen en Afganistán, donde aun sigue viva la guerra y, sobre todo, cuando los soldados regresan a casa, y se enfrentan a una nueva vida en la que el Ejército ya no lo proporciona todo, y en la que el mercado laboral se les cierra, porque sufre aun los efectos de la reciente crisis económica. Junto con el suicidio, el abuso sexual, la agresión física y la drogodependencia asuelan a los castigados veteranos de guerra.

Los médicos y psiquiatras del Pentágono han intentado, durante décadas, dar con las razones para la elevada tasa de suicidios de soldados. Han encontrado motivos de sobra: ataques sufridos en el frente, trastorno por estrés postraumático, abuso de analgésicos y otros medicamentos y los problemas económicos que se encuentran al regresar a sus familias. Son mayoría, de hecho, los suicidios de soldados que han servido en el frente que los de aquellos que nunca han sido movilizados.

La cifra de 154 suicidios hasta el 4 de junio supone un incremento del 18% respecto a 2011 y del 25% respecto a 2010. El crecimiento es de por sí una mala noticia para el Departamento de Defensa, pero es todavía peor dado el hecho de que en 2008 y 2009 murieron en total también más soldados por suicidios que en el frente bélico de Afganistán. Hay, en total, en las fuerzas armadas norteamericanas, 1,4 millones de hombres y mujeres de uniforme.

Hay quien considera que las guerras son necesarias. Otros las consideran decisiones políticas. Los comandantes en jefe y presidentes las inician, las defienden, las critican o las dan por acabadas. En esos largos procesos, hay muchas víctimas civiles en los países invadidos, y mucho se habla, justamente, de ellas y su sufrimiento. Más en la sombra quedan los soldados que las libran -un millón de norteamericanos desde los ataques de 2001- y que acaban, a la larga, abandonados a su suerte. En total, la cifra de suicidios en las fuerzas armadas de EE UU es de 20 por cada 100.000, el doble que la de los suicidios de civiles.

(Iluatración: U.S. Air Force by Airman 1st Class Corey Hook)

sábado, 9 de junio de 2012

Amor (9) 'Papa was a rodeo', de The Magnetic Fields


En septiembre de 1999, la banda neoyorquina 'The Magnetic Fields', liderada por Stephen Merritt, lanza un triple cd llamado inequívocamente "69 love songs", 69 canciones compuestas por Merritt en torno a las múltiples formas del amor y el desamor y sus efectos colaterales en nuestras vidas.

Un trabajo conceptual de 69 canciones casi forzosamente ha de ser irregular y unas cuantas sí nos sobran, pero bastantes de ellas están muy bien, como "The Book Of Love", "Asleep And Dreaming", "I Think I Need A New Heart", "Nothing Matters When We're Dancing", entre otros, pero entre todas esos temas sobresale "Papa was a rodeo", cantada por Merritt junto a
Shirley Simms. Con una letra seductora, ambigua, dulce, desesperanzada, romántica, cínica, es una canción sobre las vidas errantes, los amores de una noche, los amores de una vida. Les ofrecemos dos versiones, la del album y otra en directo, para que puedan disfrutar de este hermosísimo tema que suele mecer algunos momentos de trabajo en la redacción del Juez Roy Bean. 


I like your twisted point of view, Mike I like your questioning eyebrows You've made it pretty clear what you like It's only fair to tell you now that I leave early in the morning and I won't be back till next year I see that kiss-me pucker forming but maybe you should plug it with a beer, cause Papa was a rodeo - Mama was a rock'n'roll band I could play guitar and rope a steer before I learned to stand Home was anywhere with diesel gas - Love was a trucker's hand Never stuck around long enough for a one night stand Before you kiss me you should know Papa was a rodeo The light reflecting off the mirror ball looks like a thousand swirling eyes They make me think I shouldn't be here at all You know, every minute someone dies What are we doing in this dive bar How can you live in a place like this Why don't you just get into my car and I'll take you away I'll take that kiss now, but (boy) Papa was a rodeo And now it's 55 years later We've had the romance of the century After all these years wrestling gators I still feel like crying when I think of what you said to me Papa was a rodeo Before you kiss me you should know - Papa was a rodeo What a coincidence, your Papa was a rodeo too 


Felicidad (3) ¿Es posible la felicidad absoluta?


¿Es posible la felicidad absoluta?

Pepe Cervera - Retiario - Blog de Ciencia / El País

Todos tenemos una idea de lo que es la felicidad; una idea común que varía sin embargo en los detalles. Todos pensamos que alcanzarla es la meta de cualquier ser humano y que incluye una paz interior, una especie de estado de personal contento y relajación, de ausencia de tensión y angustia. Puede que la felicidad, como tal, no exista; que no sea más que una construcción realizada por el intelecto, una suma artificial y extendida al infinito de los destellos de recompensa neuronal que conocemos como ‘placer’. Pero hay una posibilidad todavía más inquietante, y es que la felicidad absoluta no pueda existir en nuestra especie, que solo seamos capaces de estar contentos con nuestra suerte en términos relativos, respecto a otros humanos. Lo cual tendría terribles consecuencias sobre cómo organizamos nuestra sociedad. Y es que los humanos somos animales jerárquicos, y recientes resultados de investigación destacan este extremo. Hasta tal punto que es posible que nuestra posición en la jerarquía social controle la misma expresión de nuestros genes, y a través de ella nuestra salud o enfermedad. Según un artículo reciente, en algunos de nuestros parientes mas próximos ocurre exactamente esto. Y si es cierto puede que el único modo de alcanzar la verdadera salud y la felicidad sea estar socialmente por encima de otros. La felicidad absoluta sería imposible: sólo sentirse superior a alguien más nos haría completos.

La verdad es que los humanos tenemos un agudísimo sentido de la jerarquía social. Somos capaces de detectar de un vistazo los indicadores de pertenencia a un nivel determinado de la escala con una precisión sorprendente: las ropas, el peinado, la postura corporal, los adornos, el modo de moverse, el acento, la forma de hablar. Las modas en el vestir cambian, pero siempre funcionan como un indicador de alta jerarquía social, y se desplazan de arriba abajo; lo que hoy está de moda en las capas altas mañana será moda en los niveles inferiores.

Conocemos y veneramos los iniciadores de alto estatus, y si no existen los modificamos o inventamos. Algunos de nuestros parientes muestran ese sesgo incluso en el consumo de información,
pagando más por acceder a imágenes sexuales y a los rostros de los machos de alta jerarquía: el sexo y la escala social tienen el mismo valor para ellos. Para el éxito social y económico es vital pertenecer a los niveles más altos de la pirámide social, y para estar ahí es importantísimo emitir, y reconocer, las señales adecuadas. Personas capaces de moverse en los enrarecidos círculos de los vértices jerárquicos pueden prescindir de atributos como belleza, inteligencia u honradez, sin sufrir las consecuencias.
De hecho sabemos desde los llamados 'Estudios Whitehall' que ser socialmente relevante, ocupando un puesto elevado en la jerarquía social, protege contra las enfermedades. Las personas que enferman y envejecen son los subordinados: los jefes tienden a gozar de mejor salud y a vivir más tiempo. Tener un lugar prominente en la jerarquía social protege a las personas contra las enfermedades. El estudio recién publicado revela de qué manera se puede producir este efecto; al parecer la posición en sociedad controla la expresión de ciertos genes. Algunos se ponen en marcha únicamente cuando el sujeto es de alto rango, mientras que otros sólo están activos en los individuos subordinados. Y el efecto es reversible: si estátus social del individuo cambia, también lo hace el patrón de expresión genética. En nuestros parientes cercanos el funcionamiento del sistema operativo de las células es diferente cuando están en lo alto de la escala social que cuando están debajo. Y los datos sobre enfermedades en seres humanos sugieren que en nuestra especie pasa igual. Puede deducirse que para ser completamente sanos y completos tenemos que vivir en sociedad, y estar lo más cerca posible de su cúspide. Para estar en posición de ser felices necesitamos que otros estén por debajo.
Lo cierto es que explicaría muchas cosas, como la ambición insaciable de los que ya lo tienen todo, la pérdida de la empatía con los menos favorecidos que a menudo aparece en las capas más altas de la sociedad, o la presión para demostrar la pertenencia a las clases altas mediante consumo conspicuo tan habitual en lugares con fuerte desigualdad social. Si estar en lo alto de la pirámide jerárquica es tan importante como para afectar incluso a la salud la necesidad de llegar a esos puestos está codificada biológicamente. Si el efecto sólo aparece por comparación ningún puesto, por elevado que sea, bastará por sí mismo: para que nosotros estemos bien otros tienen que estar mal. Nuestra naturaleza animal está integrada en nuestros usos sociales, como lo está en nuestra salud. Somos primates, y por tanto somos jerárquicos hasta la misma médula de nuestro ser. Puede que suene feo, pero mejor es saberlo que sufrirlo sin saber.

miércoles, 6 de junio de 2012

Extinción (15) 'El cielo gira' o la extinción del mundo rural


Premiada mezcla de drama y documental que relata la vida cotidiana de los últimos y ancianos habitantes de una pequeña aldea de un pueblecito de España; En Aldealseñor, un pequeño pueblo de los páramos altos de Soria, quedan hoy 14 habitantes. Son la última generación, después de mil años de historia ininterrumpida. Hoy, la vida continúa. Dentro de poco, se extinguirá sin estrépito y sin más testigos.

Los vecinos de Aldealseñor y el trabajo del pintor Pello Azketa comparten algo en común: las cosas han comenzado a desaparecer delante de ellos. La narradora vuelve a su origen y asiste a ese final al tiempo que intenta recuperar una imagen primera del mundo, de la infancia.