sábado, 30 de septiembre de 2017

Humor (20) Un misterioso caballo gigante de madera entra por la Diagonal de Barcelona

Un misterioso caballo gigante de madera entra por la Diagonal de Barcelona 

Se trataría de un obsequio personal de Rajoy a Puigdemont


Cientos de barceloneses se han hecho eco hace unas horas de un sospechoso caballo de madera de gran tamaño que ha entrado en Barcelona por la Diagonal arrastrado por varios coches de la Guardia Civil, que se han limitado a dejarlo en el centro de la ciudad condal y luego han abandonado la zona, según han informado diversos testigos. Desde el Ministerio de Interior han informado de que el extraño artilugio de madera “es un regalo del resto de los españoles que muestra nuestro arrepentimiento por las actuaciones desproporcionadas de las últimas semanas”.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha lamentado que la ofrenda llegue “algo tarde” pero ha querido agradecer el “detalle” del Gobierno, en el que ve por primera vez signos de diálogo hacia Cataluña. “Nos enviaron 10.000 policías y nos temimos lo peor, pero sin duda este gesto muestra que se han dado cuenta de que la represión no es la manera de atajar los problemas políticos”, ha declarado el president, que entiende que el caballo de madera en cuyo interior se oyen risas “es un símbolo inequívoco de que la jornada del referéndum transcurrirá en paz”.

Desde el Govern han informado a la prensa de que el caballo permanecerá en el centro de la ciudad durante la noche sin ningún tipo de vigilancia a la espera de que mañana se valore cuál será su ubicación final.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Extinción (44) Adiós a los insectos de nuestra infancia

Adiós a los insectos de tu infancia

Cada vez hay menos saltamontes, grillos, abejas y mariposas porque muchas de estas especies, que polinizan el 84% de las plantas que sirven de alimento, están amenazadas


Casi un tercio de las especies de ortópteros (como saltamontes, grillos o chicharras) están amenazadas, algunas en peligro de extinción. GETTY IMAGES
¿Hace cuánto que no ves un saltamontes en tu paseo dominical por el campo, escuchas a los grillos desde el porche o ves una luciérnaga en una caminata nocturna por un camino rural? La sensación de estar perdiendo esta fauna que tantas generaciones asocian con su infancia, es más que eso, es una realidad. Y lo que es peor, junto a estos animales van desapareciendo, además, elementos básicos para el sustento de numerosos ecosistemas de los que dependemos todos los seres vivos.

“No solo es una sensación popular, es algo que percibimos todos los entomólogos que salimos a hacer trabajos de campo y a investigar; el descenso del número de individuos de prácticamente todos los insectos es brutal”. Lo confirma Juan José Presa, catedrático de Zoología de la Universidad de Murcia y coautor de uno de los muchos informes y estudios recientes que ponen cifras a la disminución de artrópodos.

Dicho estudio, de principios de año y surgido de la colaboración entre la Unión Europea y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), destaca que casi un tercio de las especies de ortópteros evaluadas (saltamontes, grillos y chicharras, entre otros) están amenazadas, algunas en peligro de extinción.

Wolfgang Wägele, director del Instituto Leibniz de Biodiversidad Animal (Alemania) habla, junto a otros colegas, en Science del “fenómeno parabrisas”, por el cual los conductores pasan menos tiempo limpiando sus coches de la miríada de insectos que antes morían estrellados contra cualquier punto de la carrocería. Los investigadores citados en el artículo son conscientes del descenso generalizado, a pesar de reconocer, como el resto de la comunidad científica, que es muy difícil establecer datos más precisos del declive de las poblaciones por la variedad de especies, distribución y número de individuos.



En Science se cita el caso de la Sociedad Entomológica de Krefeld, en Alemania, cuyas visitas al campo han constatado que la biomasa de insectos que queda atrapada en sus diferentes métodos de captura ha disminuido un 80% desde 1989. Presa lo lleva al terreno de sus observaciones de campo en la provincia de Pontevedra: “Antes conseguíamos atraer a infinidad de mariposas nocturnas con las trampas de luz, ahora entran muy pocas”.

“Aproximadamente tres cuartas partes de las especies de mariposas en Cataluña, y esto puede ser extrapolable al resto de España, están en declive y esto es incontestable”. Constantin Stefanescu, del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals y el Museu de Ciències Naturals de Granollers (Barcelona), llega a esta conclusión tras más de dos décadas de trabajos de campo y estudiar junto a otros investigadores a 66 de las 200 especies presentes en Cataluña. “La reducción es alarmante y aumenta cada año. Asustan, además, los datos de 2015 y 2016, los más bajos desde 1994”, apostilla Stefanescu.

El catálogo nacional de especies amenazadas solo incluye 90 de invertebrados, de los cuales 35 son insectos y únicamente 17 tienen un categoría de amenaza que permite activar planes de recuperación. 

Ignacio Ribera, del Instituto de Biología Evolutiva, centro mixto del CSIC y la Universitat Pompeu Fabra, especialista en entomofauna de hábitats subterráneos y acuáticos, menciona otras dos especies que han estado presentes en la infancia de muchas generaciones: las libélulas y los zapateros, estos últimos son hemípteros de largas patas que se deslizan sobre la superficie del agua y que en algunos lugares se les llama aclaradores. “Cuando canalizan un río, desecan una charca o tapan una rambla –afirma el investigador– este tipo de insectos, entre otros, desaparecen”. Hace diez años, la UICN ya avisaba de que “las libélulas amenazadas de la cuenca mediterránea necesitan una acción urgente para mejorar su estado”.

La transformación y destrucción del hábitat es sistemáticamente señalada en todos los estudios como la principal causa de esta hecatombe que nos afecta muy directamente a las personas. Se pudo ver con el efecto que ocasionan determinados insecticidas (neonicotinoides) sobre las poblaciones de abejas, responsables de la polinización de numerosas plantas, incluidas el 30% de las que nos sirven de alimento. En general, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, “alrededor del 84% de los cultivos para el consumo humano necesitan a las abejas o a otros insectos para polinizarlos y aumentar su rendimiento y calidad”.

Las consecuencias sobre las redes tróficas que sustentan todo tipo de ecosistemas, también los agrarios, ganaderos y forestales, pueden ser fatales. Hay que pensar que la fauna invertebrada también actúa como controladora de plagas y alimento esencial del resto de animales. Stefanescu recuerda que “muchas aves se alimentan de las orugas de las mariposas que precisamente están en declive y numerosas avispas y moscas dependen también de las fases de larva y crisálida de los lepidópteros”.

Pero la destrucción del hábitat (urbanismo, agricultura intensiva, turismo…) no actúa sola como elemento distorsionador, también el abandono del campo y el cambio climático contribuyen a abonar este inquietante camino. Los científicos citan, por ejemplo, la alteración de los períodos de sincronía entre la floración de las plantas y la llegada o eclosión de los insectos.

La Sociedad Entomológica de Krefeld, en Alemania, ha constatado que la biomasa de insectos que queda atrapada en sus diferentes métodos de captura ha disminuido un 80% desde 1989

El problema es que el ritmo de protección es mucho más lento que el de declive, por el desconocimiento preciso que se tiene de las poblaciones y por la menor relevancia, aparente, que tienen los insectos. El catálogo nacional de especies amenazadas solo incluye 90 especies de invertebrados, de los cuales 35 son insectos y únicamente 17 (ocho vulnerables y nueve en peligro de extinción) tienen una categoría de amenaza que permite activar planes de recuperación. La Comunidad Virtual de Entomología estima en 38.311 el número de especies de insectos en la península ibérica.

El Atlas y libro rojo de los invertebrados amenazados de España propone para la península ibérica como vulnerables 69 especies de insectos, 30 en peligro de extinción y tres en peligro crítico. Mientras tanto, Juan José Presa advierte: “Es muy posible que, ahora mismo, tras un incendio o una fumigación intensiva de cultivos, estemos perdiendo a especies que ya estaban muy tocadas”.

¿Y LOS GORRIONES, LAGARTIJAS, RANAS Y SALAMANDRAS?


J. R.

El efecto es generalizado. Cualquier conversación con gente del campo sobre la biodiversidad que les rodea suele contener la frase “por aquí antes se veían más pájaros”. Y también se encontraban, y capturaban con todo tipo de artilugios, lagartijas, se oía más a menudo el croar de las ranas y se disfrutaba con el deambular de las vistosas salamandras entre pozos, charcas y acequias. Hasta al otrora muy abundante y ubicuo gorrión común se le echa en falta. La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) ha constatado en sus censos las disminuciones de aves comunes como gorriones, golondrinas, perdices y tórtolas, todas ellas protagonistas de veranos más biodiversos.

Los incendios, la sequía y el fenómeno que multiplica estos dos efectos, el cambio climático, están detrás de las disminuciones de reptiles como las lagartijas y de anfibios como la rana común y la salamandra. Un análisis de 539 estudios científicos en el que participaron investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN/CSIC) permitió concluir que el 65% de las 313 especies de estos dos grupos evaluadas sufre los efectos negativos del cambio climático. En 2013, un estudio de la misma institución científica confirmaba que el calentamiento global disminuye la eficacia de las señales sexuales en la lagartija carpetana, especie considerada en peligro de extinción.

martes, 19 de septiembre de 2017

Arquitectura y vivienda (8) Historia de dos ciudades: París y Berlín, destinos cruzados

'París-Berlín: destinos cruzados' es el título de una muy interesante serie documental en 4 episodios realizada por el realizador francés Frédéric Wilner sobre dos metrópolis que han crecido y se han transformado una mirando a la otra, simbolizando el secular enfrentamiento Francia y Alemania afortunadamente ya transformado en una cordial relación que vertebra Europa Occidental. Los acontecimientos políticos y sociales ocurridos en los últimos 3 siglos dejaron su impronta en la arquitectura y el urbanismo. Tres siglos de historia conjunta y arquitectura urbana comparada que transformaron ambas capitales en su camino del clasicismo a la modernidad.


Las capitales de Francia y de Alemania han crecido juntas durante tres siglos de agitada historia; una historia de fructífera rivalidad entre dos ciudades fascinantes. 'La serie París/Berlín. Destinos cruzados' narra, en cuatro episodios, la evolución cara a cara de las dos capitales: un duelo apasionante, cuyo resultado son dos modelos opuestos, pero inimaginables el uno sin el otro. Admiración o crítica, ejemplo o contraste, pero nunca indiferencia.

Realizada por Frédéric Wilner, esta colección de imágenes sorprendentes sobrevuela, literalmente, las dos metrópolis, al tiempo que profundiza en sus intrincadas raíces comunes. Desde el siglo XVII, cinco guerras han enfrentado a París y Berlín. Y cada derrota no ha hecho sino alimentar el ansia de superar al contrincante. Una competición, motor de renovación y de creatividad, que ha catalizado la invención de nuevos arquetipos de ciudad.La transformación urbana de París y Berlín en los últimos cuatro siglos tiene muchas similitudes. Esta serie documental investiga su paso de ciudades amuralladas a urbes globales a ritmo de los acontecimientos políticos, bélicos, económicos y culturales.

Primer Episodio 1 Hermanos y enemigos

En 1650, París tiene 350 000 habitantes. Berlín, apenas 15 000. La capital francesa resplandece, consciente de su estatuto político y cultural desde hace siglos. No obstante, la que poco después será la capital de Prusia vive un auténtico auge industrial; un dinamismo que pronto la situará como su legítima contrincante.


Segundo Episodio - La carrera hacia la modernidad

1806: Las tropas de Napoleón entran en Berlín. Si bien la ocupación exacerba el sentimiento nacionalista prusiano, lo cierto es que facilita una modernización espectacular de la capital. Hacia 1870, Berlín pisa los talones a París como capital internacional, pero su modelo urbano es muy diferente… 


Tercer Episodio - Cara a cara

18/01/1871. La Galería de los espejos de Versalles es testigo de la humillación de Francia: entre sus paredes de cristal, Guillermo I es proclamado emperador de Alemania. Al mismo tiempo, en Berlín, no sólo se multiplican los símbolos de la victoria; un nuevo modelo urbano refleja el tejido social, fragmentado por la lucha de clases.



Cuarto Episodio - La conmoción



Aunque, tras la I Guerra Mundial, Berlín se halla en una situación semejante a la de París en 1871, la República de Weimar (1919-1933) es nido de una auténtica revolución arquitectural. No obstante, ese proyecto de modernidad culminará en el horror nazi: tras la II Guerra Mundial, de Berlín, no quedará más que una montaña de escombros...